lunes, 16 de febrero de 2015

¿CÓMO NACIÓ SUSURROS EN SACHSENHAUSEN?

¿Cómo nació esta obra?

En la “Nota de la Autora” que contiene la novela lo explico bastante bien. Esta obra nació ante todo de un proceso de liberación emocional.

Susurros en Sachsenhausen germinó por una necesidad de escribir para liberar la angustia y el nudo en el estómago que sentí durante mi visita al campo de concentración.

Cuando cruzas este tipo de puertas y la realidad te golpea con la intensidad con la que me sacudió a mí en aquel momento, se hace imposible no escribir si quieres que el dolor de cabeza y de estómago que te aprisionan, cesen y desaparezcan.

Siempre he sido demasiado emocional. Por un lado es algo bueno porque te hace mirar el mundo desde otros ojos, pero otras veces, cuando lo que ves te duele demasiado, te hace daño y es necesario vaciarse para continuar.

No vuelves a ser la misma persona que eras, pero necesitas dejarlo atrás para poder seguir con tu rutina.

Y mi forma de seguir fue crear. Crear para que quedase constancia de lo vivido, para que las personas recuerden la historia, pero ante todo para no olvidarme yo misma de lo que sentí.

Pensé en todos los muertos en el mundo. Muertes motivadas por ideas políticas, raciales, sociales, religiosas, y sentí que no podía callar.

Pensé en los muertos allí, en todos los que estuvieron presos en el campo y en otros campos, en la propia historia de mi país, en lo que podrían haber sido todas esas personas y en todos sus sueños e ilusiones, y un escozor tintineó debajo de mi piel.

Por los supervivientes, pero sobre todo por las voces que fueron acalladas en Sachsenhausen, y en general, por todas las almas silenciadas en cualquier parte del mundo, decidí escribir.

Porque creo que ya es hora de que el ser humano sea realmente consciente de su propia no humanidad y recuerde la historia, evolucione y no la repita. Y nos basta mirar los telediarios y los periódicos, en la actualidad, para saber que no cesamos de cometer viejos errores, de maneras distintas, pero viejos errores al fin y al cabo.

Y mi esperanza de cambio puede parecer demasiado utópica en pleno siglo XXI, cuando no debería ser así, pero dicen que la esperanza es lo último que se pierde y sé que hay personas que realmente merecen la pena.

Por ello, decidí escribir y no silenciar mis sentimientos. Y me pareció interesante escribir un canto a la unidad, a la fraternidad y a la libertad de los seres humanos, narrado desde un campo de concentración.

Las palabras, mis palabras, cobraron más intensidad al ser lanzadas y soñadas allí.

Porque aunque las escribí al llegar a casa, meses después de mi visita al campo de Sachsenhausen, comenzaron a fraguarse mientras recorría las instalaciones, bombardeando mi cabeza con pequeñas imágenes demasiado nítidas.

En una libreta de tapas negras comenzó esta aventura, mientras un autobús cualquiera regresaba a un hotel de Berlín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de carácter ofensivo o spam serán eliminados automáticamente de este espacio. Se ruega respeto y educación. ¡Gracias!