domingo, 8 de marzo de 2015

Contenido Extra: EPÍLOGO QUE NO SOBREVIVIÓ

¡Queridos lectores!

Esta vez os traigo un CONTENIDO EXTRA.

Aquellos que ya hayáis leído la novela, sabréis como termina. Así que si aún no la habéis leído, más os vale que no continuéis leyendo, y que si queréis volváis una vez la hayáis finalizado.

Como adicta a ciertas series de televisión, y como ya lo he dicho en numerosas ocasiones, no podía este blog no contener algún material extra. Me encanta ver una serie, comprarme las temporadas originales y beberme las tomas falsas, los comentarios de guionistas, los posibles finales alternativos, lo que pudo ser y no fue.

Gracias a SONS OF ANARCHY (mi serie favorita) y su material extra, nació la idea para parte del contenido del blog.

Este final que os voy a mostrar es el perteneciente al primer borrador. A ese borrador que tan solo leyeron dos personas, Maite Belda y Ana Nieto Morillo. Ese borrador del que incluso Ana hizo reseña a finales del 2013, que podéis leer aquí.

http://epidemias5second.blogspot.com.es/2013/11/susurros-en-sachsenhausen-de-rebeca.html


En ese borrador, tras la corrección y las palabras de Maite y Ana, incluí cosas nuevas y eliminé otras, entre ellas este final que os quiero mostrar.

Una vez ya con el borrador nuevo en la mano, la aventura se alejó de mí y pasó a manos de Isabel del Río, y trabajamos en ello nuevamente.

Por lo que este epílogo formó parte del primer borrador, que después se convirtió en un nuevo borrador, y después en otro, hasta llegar al manuscrito definitivo que tenéis al alcance en Amazon...xD

Vamos, lo digo por si alguien piensa que escribir una novela, un relato o un cuento, es algo fácil y rapidito, que se hace en una tarde espléndida de domingo. Si alguien piensa así más vale que se vaya despidiendo de sus pensamientos, porque la realidad es muy distinta si se quiere mostrar algo de calidad.

Hoy, os quiero regalar como contenido extra ese primer epílogo, ese primer final, lo que yo sentí como primer final y que después decarté.

Porque ya son 15 las personas que han creído en mí, según el tablero de ventas de Amazon. Porque habéis confiado en mis letras y me habéis dado una oportunidad.

Un regalito para todos vosotros. Gracias a Marisa Sicilia, por su par de ojos correctores en este epílogo. Por echarme una manita sin pedir nada a cambio.

PRIMER FINAL

¿Será posible un nuevo amanecer?

¿Un nuevo amanecer donde los distintos seres humanos se respeten, se valoren los unos a los otros, se ayuden y se sostengan?

¿Un nuevo mundo donde no haya guerras, matanzas y luchas de poder? ¿Un nuevo mundo donde lo único que importe sea el amor, la igualdad y la fraternidad, el vivir y no sobrevivir?

Nuestra pequeña lo desea. Y muchas personas, al igual que ella, también suspiran por un mundo alejado de todo lo que conocen. Sin embargo, solo el acontecer del tiempo podrá decir si ese nuevo amanecer es posible o no. A día de hoy reina el caos y los seres humanos parecen demasiado acostumbrados. A día de hoy el ser humano se cree evolucionado cuando ni siquiera ha dado un verdadero paso hacia al cambio.

Solo unidos bajo una misma bandera, caminando en la misma dirección, se puede conseguir la fuerza suficiente para revolucionar el mundo, para revolucionar el corazón. Nadie dirá nunca que es fácil, pero soy de los que creen en los imposibles, y mi pequeña también.

Lo que nuestra guerrera tuvo muy claro desde ese día de septiembre fue que aquellos susurros de voces enérgicas cambiaron su vida. Jamás podría ser la misma que era, la educamos bien para que así fuera, para que no permaneciese indiferente a la realidad, al pasado, a la historia. Para que aprendiese de lo que otros vivieron y sufrieron en sus propias carnes.

Tras hacerse eco de aquellos susurros, conoció que en la propia razón de su existencia estaban marcadas las letras como la forma en la que las almas silenciadas encontrarían el refugio para volver a nacer e impregnar de conocimiento el universo.

Conocer el pasado, aceptarlo y no repetirlo, ayudará a caminar hacia adelante. Un mundo que no evoluciona y un ser humano que no crece, son materia muerta enterrada dentro de sí mismos.

Eso es algo que los cuatro aprendimos con su viaje al campo de concentración de Sachsenhausen.

Y aquí seguimos, creyendo y sin rendirnos. Esperando. Vigilándola desde este lado del mundo. Ayudándola a luchar por lo que cree, a que las nubes negras no le impidan ni ver los rayos de luz ni distinguir el arcoíris tras la lluvia. Recordándole quien es y lo que nunca será, aunque el mundo se derrumbe. Instándola con nuestro fulgor tras las estrellas para que su corazón nunca deje de latir de verdad. Porque solo los latidos fuertes cuentan.



¿Qué os ha parecido?

¿Ya habéis leído la novela? ¿No?

Comprad aquí!

Si la respuesta es sí, no seáis tímidos, dejad vuestra opinión aquí o por Amazon. Los escritores no somos nada sin los lectores.

Un abrazo, y ¡hasta la proxima entrada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de carácter ofensivo o spam serán eliminados automáticamente de este espacio. Se ruega respeto y educación. ¡Gracias!